Deuda mundial alcanza los 164 billones de dólares

Mexico
Tipografía

La economía global podría verse afectada por una política monetaria más restrictiva y la disminución de los efectos del estímulo fiscal de EU, según mencionó el Fondo Monetario Internacional.

La carga de deuda del mundo se ha disparado a un récord de 164 billones de dólares, una tendencia que podría dificultar que los países respondan a la próxima recesión y paguen sus deudas si se endurecen las condiciones de financiamiento, explicó este miércoles el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La deuda pública y privada global aumentó al 225 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) mundial en 2016, este fue el último año para el cual el FMI proporcionó cifras, como se muestra en su informe semestral Fiscal Monitor. El pico anterior fue en 2009, según el fondo con sede en Washington.

"Ciento sesenta y cuatro billones es un número enorme. Cuando hablamos de los riesgos que se vislumbran en el horizonte, uno de los riesgos tiene que ver con el alto nivel de deuda pública y privada", dijo Vitor Gaspar, jefe del departamento de Asuntos Fiscales del FMI.

La carga de la deuda global nubló lo que de otra manera era una optimista perspectiva del FMI para la economía mundial, que está en su mejor momento desde 2011.

El Fondo proyectó el martes una expansión del 3.9 por ciento en 2018 y 2019, mientras que en años posteriores la economía global podría verse afectada por una política monetaria más restrictiva y la disminución de los efectos del estímulo fiscal del Gobierno de Estados Unidos.

La creciente deuda del sector privado, particularmente en China, está impulsando el aumento. China ha representado casi tres cuartas partes del aumento de la deuda privada desde la crisis financiera mundial, según el fondo.

Las cifras del FMI ponen de manifiesto la magnitud de la deuda mundial, que sigue recuperando una década después de que la crisis financiera pusiera en peligro el sistema bancario mundial e hiciera caer a la economía mundial en una recesión.

Los gobiernos aumentaron el gasto para impulsar el crecimiento, mientras que los bancos centrales recurrieron a métodos no convencionales para aliviar las condiciones de financiación, como la compra de bonos.

Colchones fiscales

Los altos niveles de deuda soberana podrían dificultar la refinanciación de los gobiernos cuando llegue el vencimiento de la deuda, especialmente si las condiciones de financiamiento se restringen, dijo el FMI.

Las grandes deudas también impiden la capacidad de las naciones para aumentar el gasto si sus economías caen en recesión, y pueden causar un lastre para el crecimiento, según el fondo.

El FMI detalló que los países deberían tomar medidas decisivas para reconstruir sus reservas fiscales y poder aumentar el gasto en tiempos difíciles.

El Fondo instó a Estados Unidos, cuyo déficit presupuestario se espera que supere un billón de dólares para el año 2020, a 'recalibrar' su política fiscal para que los niveles de deuda pública a PIB disminuyan en el mediano plazo.

La combinación de los recortes de impuestos del año pasado y el aumento del gasto público en un reciente acuerdo presupuestario de Estados Unidos beneficiará a todos los grupos de ingresos, mencionó el fondo.

Sin embargo, aquellos en el quintil superior de ingresos se beneficiarían más, seguidos por los que están en el nivel inferior, detalló el fondo. Como resultado, las medidas pueden contribuir a un mayor "vaciamiento" de los ingresos de la clase media.

Muchos gobiernos tienen niveles preocupantes de deuda a PIB, según el FMI.

Más de un tercio de las economías avanzadas tenían niveles de deuda a PIB por encima del 85 por ciento, tres veces más naciones que en 2000.

Entre las principales economías, Japón tuvo el nivel más alto de deuda respecto del PIB el año pasado, con 236 por ciento, seguido de Italia con 132 por ciento, y Estados Unidos con 108 por ciento.

Mientras tanto, una quinta parte de los mercados emergentes y los países de medianos ingresos tenían niveles de deuda por encima del 70 por ciento del PIB, liderados por Brasil con 84 por ciento, e India con 70.2 por ciento.

La deuda pública bruta en China se situó en 47.8 por ciento el año pasado, según el FMI. (EL FINANCIERO)