Crece 180% deportación de centroamericanos desde México

Mexico
Tipografía

En los últimos cinco años, se han incrementado de manera notable las peticiones de asilo de migrantes procedentes de Honduras, Guatemala y El Salvador, a niveles que no se había visto

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- “¿Hogar dulce Hogar?, si me quedo me matan” es el informe presentado hoy por Amnistía Internacional sobre el incremento en la deportación de migrantes centroamericanos de Estados Unidos, pero sobre todo de México.

El documento relata diversas historias de violaciones a los derechos humanos y de condiciones de inseguridad que obligan a salvadoreños, hondureños, y guatemaltecos, principalmente, a huir de su país y buscar asilo en las naciones del norte.

En los últimos cinco años, se han incrementado de manera notable las peticiones de asilo de migrantes procedentes de Honduras, Guatemala y El Salvador, a niveles que no se había visto desde que terminaron las guerras civiles en la zona, indicó Amnistía al citar las cifras del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados.

Según la Agencia de la ONU para los Refugiados, el ACNUR, el número de personas procedentes de estos tres países que solicitan asilo en el mundo se ha multiplicado por siete desde 2010.

Aunado a ello, las deportaciones “sin el debido procedimiento” se han incrementado casi 180%, entre 2010 y 2015, indicó AI en el informe.

Para tratar de frenar la migración en Centroamérica, el gobierno de Estados Unidos creó un fondo de 750 millones para los tres países, pero hasta el momento no se sabe en realidad cómo se aplican

Amnistía recogió diversos testimonios, entre ellos el de un joven salvadoreño que fue detenido por presuntamente pertenecer a La Mara. El muchacho fue torturado para declarar que había colaborado con el grupo. Finalmente se demostró su inocencia.

Por el caso se presentaron denuncias ante la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos y la Fiscalía General de la República; las personas encargadas de la investigación recomendaron que no regresara a casa, pero no le ofrecieron ninguna forma de protección. Ahora vive escondido, desesperado por abandonar El Salvador. (PROCESO)