Desobediencia civil no violenta para hacer el cambio: Noroña

Rosarito
Tipografía

Debemos deformar un país en el que existan las oportunidades laborales, educación, seguridad social y justicia, para todos por igual

Playas de Rosarito.- “Para cambiar las cosas en México, se necesita  modificar el sistema económico, y esto solo puede ser a través de la resistencia civil no violenta”, así lo expresó Gerardo Fernández Noroña, en conferencia de prensa llevada a cabo en Rosarito.

En su tercer día de visita a la entidad del ex diputado federal por el PT, y ahora aspirante a ser candidato independiente a la presidencia de la república, acudió a una invitación de ciudadanos de este municipio a externar sus puntos de vista sobre los graves problemas que se viven en el país, y registrar su opinión respecto a la movilización ciudadana que se lleva a cabo en el estado desde el pasado mes de enero, en protesta a los gasolinazos y la fallida intención de privatizar los organismos operadores de los sistemas de agua potable.

Fernández Noroña, hizo un llamado a los bajacalifornianos y en especial a los rosaritenses, para que sean el ejemplo, la punta de lanza del país para sacar del gobierno al gobernador del estado, Francisco Vega de Lamadrid, y sirva esta acción como base para de igual forma desterrar de la presidencia de la República a Enrique Peña Nieto.

Y, que estos cambios sean el inicio de una modificación de fondo, estos gobernantes, Peña y Vega, solo son simples obstáculos que se quitan para realizar la labor de transformación y cambios que requiere México, el país debe de ser una nación en la que exista oportunidad laboral, de educación, seguridad social y justicia para todos, etc, solo así podremos de ir que tenemos un país en el que se respeta lo mas valioso que tiene, a sus ciudadanos.

Finalmente, el político de izquierda dio a conocer que el próximo día ocho de Marzo, retornara a la entidad para asistir en apoyo de los ciudadanos que luchan en contra de la construcción de una planta cervecera en la ciudad de Mexicali, hecho que considera un oprobio para los mexicalenses y un acto de corrupción del gobernador, así como lo significa la intención e construcción de una planta desaladora en Rosarito.